Propiedades de la moringa, el árbol de gran valor nutricional 

0
791

Pese a las reconocidas propiedades de la moringa a nivel terapéutico o nutricional y a su fama curalotodo, todavía faltan estudios clínicos en humanos que certifiquen muchas de sus atribuciones populares…

La moringa – con nombre científico Moringa oleifera – es un árbol originario del Himalaya, que se extendió a otras regiones asiáticas y africanas, así como en Centroamérica y el Caribe o buena parte de América del Sur.

A la moringa se la conoce también como palo jeringa, tilo francés, paraíso francés, ben, acacia, árbol de las perlas, jacinto, palo tambor, carague, carango y un largo etcétera, según las distintas zonas del mundo.

Usos y propiedades de la moringa según la tradición popular

Ha sido alabado como un “árbol milagroso”, ya que es posible aprovechar para muy variados usos casi todas las partes de la moringa, desde su raíz, tallo y corteza, pasando por flores, hojas, semillas…

Riquísima fuente de vitaminas, minerales y proteínas, la moringa es muy estimada por sus virtudes nutritivas. 

Con las hojas frescas de moringa pueden prepararse salsas o cremas, infusiones o ensaladas.

Entre sus cualidades nutritivas, según apunta el artículo de revisión cubano ‘Moringa oleifera: una opción saludable para el bienestar’, las hojas frescas de moringa contienen:

«más vitamina A que las zanahorias, más vitamina C que las naranjas, más calcio que la leche, más potasio que el plátano, más hierro que la espinaca y más proteína que ningún otro vegetal».

Además de sus atributos nutricionales, los autores destacan otros tantos usos y propiedades de la moringa, como por ejemplo:

  • Como planta ornamental
  • Ricas en calcio y potasio, las flores de moringa pueden consumirse crudas o cocinadas, ya sea en sopas, ensaladas o infusiones
  • Hervidas en agua, las semillas de moringa son como los garbanzos
  • Es posible secar sus hojas a la sombra y conservarlas molidas para usar el polvo como condimento de sopas, caldos, comidas
  • El fruto de la moringa es como una cápsula triangular, con la reputación de ser afrodisíaco y también rico en proteínas y vitaminas
  • La pulpa de la moringa se usa para hacer papel celofán o papel prensa
  • Como árboles de sombra
  • Como cortavientos
  • Uso mielífero. La flor de la moringa concede el polen y néctar que las abejas necesitan
Polvo hecho con las hojas de moringa

La moringa aparece nombrada como «shigon» en el Shushruta Sanhita, un texto médico de Ayurveda, es decir de la medicinal tradicional de la India, aunque también fue utilizada por los egipcios, griegos y romanos.

En comunidades africanas, la moringa se ha usado como un estimulante natural contra la anemia y la fatiga crónica.

Tradicionalmente, en la India se señalan múltiples propiedades de la moringa, incluyendo efectos diuréticos, ansiolíticos, antidiarreicos o antidiabéticos, entre otros.

Ya en 1946 el botánico cubano Juan Tomas Roig y Mesa escribe que el uso de la moringa data desde la antigüedad, usándose «contra la irritación de riñones y vejiga”, como diurético, estimulante o incluso para los granos, con sus hojas aplicadas como cataplasma.

Respaldo científico de las propiedades de la moringa 

Sus cualidades nutricionales

Los autores de ‘Moringa oleifera: un árbol multiusos para las zonas tropicales‘, publicado en la Revista mexicana de biodiversidad, señalan que existe evidencia del valor proteínico de la planta.

Aluden al trabajo ‘The miracle tree : the multiple attributes of Moringa’, donde se recogen múltiples testimonios de casos en África occidental, donde la inclusión de la moringa en su dieta salvó a personas con desnutrición extrema.

Un estudio de Nueva México sobre el contenido de nutrientes en hojas comestibles de unas 7 plantas silvestres de Níger – África occidental- apunta que hasta el 30% del peso de las hojas secas de moringa está formado por proteínas.

Como referencia, la leche en polvo contiene 35%.

A diferencia de otras plantas, en que la principal fuente de proteínas se encuentra en sus frutos, la moringa contiene las proteínas en sus hojas, presentes en el árbol a lo largo de casi todo el año.

El estudio piloto ‘Moringa oleifera y su impacto en el estado nutricional de vitamina A, hierro y zinc en preescolares’ arroja resultados que también sugieren el potencial de la moringa contra la desnutrición humana.

Tras suplementar la dieta de 31 niños preescolares con 1.17 gramos de harina de hoja de moringa al día durante 5 meses y en comparación con 25 niños que no recibieron dicho suplemento, la autora observó:

  • la falta de vitamina A bajó de 40 a 14.3% en el caso de los niños que recibieron la hoja de moringa
  • «un efecto protector para mantener los niveles adecuados de hemoglobina en la población de estudio» (niños con alto índice de desnutrición en Hermosillo, México).

¿Eficacia contra el cáncer?

Una invesigación de la Facultad de Ciencias de Singapur evaluó células tumorales humanas cultivadas en presencia de extractos de hojas de moringa, a diversas concentraciones durante 2 días.

Los hallazgos sugieren que los extractos estudiados de la hoja de moringa oleifera pueden servir en la quimioprevención del cáncer y como un objetivo terapéutico.

Sobre su reputación para la prevención del cáncer, si bien la medicina tradicional ha usado la moringa para tratar tumores y existen estudios en animales o in vitro que demuestran su potencial en la prevención y tratamiento de esta enfermedad, no existen aún estudios en humanos.

Hace unos años, el Ministerio de Salud de Panamá emitió un comunicado alertando que se requieren de ensayos clínicos más rigurosos en humanos para comprobar la eficacia de la moringa como producto medicinal, a raíz de un folleto promocional que circulaba por las calles, desinformando que podría ayudar a combatir y prevenir más de 300 enfermedades. Promociones similares abundan hoy por Internet.

Pero si bien faltan estudios clínicos en seres humanos, que validen sus efectos curativos y aporten las dosis exactas necesarias para aprovechar las propiedades de la moringa y sus renombrados beneficios, se sugiere su consumo como verdura.

Tal como recalca el mencionado trabajo publicado en la Revista mexicana de biodiversidad, la ausencia de estudios en humanos «no debe ser razón para no consumir la planta, ya que consumimos verduras y frutas todos los días sin la necesidad de guiar nuestra elección con información derivada de estudios clínicos«.

Dada la diversidad de sus potenciales virtudes, así como por su bajísimo nivel de sustancias antinutricionales, «no se encuentran en este momento argumentos en contra del consumo de la planta».

Dichos autores advierten que no tiene sentido el consumo de moringa como suplemento alimenticio, dado que las cantidades de vitaminas o proteínas contenidas en suplementos como pastillas o píldoras no alcanzan niveles considerables para el cuerpo.

En este sentido, plantean:

«El consumo de la moringa como verdura parecería ser necesario para percibir sus beneficios alimenticios plenamente, ya sea en forma seca o aún mejor fresca».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.