Uso responsable de los yuyos medicinales

Recuerde que para beneficiarse del uso y las propiedades de los yuyos medicinales, el respeto y la cautela son fundamentales…

En caso de enfermedades graves, la consulta al médico es vital. Si se trata de un resfrío, dolor de cabeza, tos o una simple fiebre, existen diferentes remedios naturales. Sin embargo, hay que saber usarlos.

Hablar en persona con los que saben de yuyos medicinales

Además de informarse con la voz experimentada de la sabiduría popular y el rigor de la ciencia, resulta clave directamente hablar con los que saben, sea el doctor, un botánico, fitoterapeuta, farmacéutico, herborista, curandero, médico rural, la sabia de la abuela, etc.

¿Por qué?

Una planta puede haber mostrado eficacia para determinado problema, pero influyen variables como el suelo y clima donde creció, la proporción usada y qué parte, si la raíz, corteza, tallo, hojas o flores.

De igual modo, por parecidas que sean frente a los ojos, no es lo mismo una especie que otra.

Tampoco se obtienen los mismos resultados curativos si se utiliza mal; una cosa es infusión, otra decocción, aceite esencial, tintura, compresa, cataplasma o vaho.

Que un remedio sea natural no implica, necesariamente, que sea inofensivo. Una hierba puede causar, de hecho, efectos secundarios o adversos.

Además, es posible que las plantas medicinales interfieran el tratamiento convencional, o que existan interacciones problemáticas entre fármacos y preparados naturales.

Por otra parte, generalmente se aconseja tomar yuyos medicinales por 7-10 días y no más.

No tanto por los riesgos asociados, sino que como explica Iván Espada – farmacéutico del Departamento de Productos y Servicios del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos-:

“Si en estos días los síntomas no mejoran hay que acudir al médico para que realice un diagnóstico”.

Por ejemplo, una persona puede sufrir trastornos gástricos y que ello sea un síntoma de patologías más graves, como una úlcera.

En ese sentido, Espalda advierte la necesidad de no reemplazar el tratamiento base indicado por el médico y sugiere usar las plantas como un complemento o para sanar síntomas leves, que deberían desaparecer entre 7 y 10 días.

Para ciertas hierbas medicinales, a veces se sugieren tandas de tratamiento, con períodos de descanso durante algunas semanas.

Y entre otras cautelas básicas y esenciales, ojo con la ingesta por parte de:

  • niños
  • embarazadas
  • lactantes
  • mujeres que quieran quedar embarazadas
  • personas de la tercera edad
  • pacientes que usen múltiples medicamentos

En estos u otros casos, a veces es mejor abstenerse, o informarse en profundidad sobre dosis y posibles riesgos.

El uso de plantas medicinales, una tradición milenaria

Sirviendo hoy como terapias alternativas o complementarias a las tradicionales, las plantas medicinales han sido utilizadas por el ser humano desde tiempos ancestrales, a lo largo de diferentes regiones del mundo.

Gracias a sus naturales e íntimas propiedades, es decir su contenido de principios bioactivos, muchas presentan variadas virtudes para el tratamiento de ciertas dolencias, enfermedades o problemas de salud.

Pese a sus probadas bondades y a la variedad de estudios científicos que validan sus beneficios, las plantas y yuyos medicinales no deben sustituir arbitrariamente los medicamentos tradicionales.

Es conveniente informarse de raíz y a fondo acerca de los modos de ingesta y dosificación, sus contraindicaciones posibles, su interacción con ciertos fármacos, entre otros riesgos asociados.

Luego…

¡Disfrute de su té, aceite esencial o inhalación de los yuyos que lo curen…!