¿Beneficios del Kalanchoe como antitumoral? La hierba que cae y crece…

3
2558

Los beneficios del Kalanchoe han sido aprovechados por comunidades africanas, chinas o americanas, aunque aún faltan mayores estudios que validen sus usos populares…

¿Qué es el Kalanchoe?

El género Kalanchoe consta de más de 120 especies, nativas de las islas de Madagascar, aunque también se encuentran algunas de ellas en regiones del sur africano, China, India o Brasil.

Introducidas en tierras americanas a través de las colonizaciones, la Kalanchoe pinnata ya era utilizada como planta medicinal por los emberá y coreguaje, comunidades indígenas del noroccidente de la Amazonia colombiana.

El poeta alemán Johann Wolgang von Goethe se refiere al Kalanchoe en su obra Geschichte meiner botanischen Studien («Historia de mis estudios botánicos») y acostumbraba regalarles a sus amigos una plántula de Kalanchoe.

Kalanchoe Pinnata, también conocida como la «planta de Goethe».

Su nombre genérico Kalanchoe proviene del vocablo chino «kalan-chowi», es decir «que cae y se desarrolla«, en referencia a su crecimiento bestial.

Es una «mala hierba», que se regenera muy fácilmente, con una capacidad de reproducción y poder de propagación increíble. En áreas tropicales no hay forma de pararla.

Diferentes especies de Kalanchoe han sido empleadas en la farmacopea tradicional malgache -de Madagascar-, brasileña y africana, especialmente para el «tratamiento de enfermedades infecciosas, inflamatorias y cancerosas«, señala una breve revisión del biólogo Casimiro Cárdenas García de la Universidad de Málaga.

Kalanchoe daigremontiana Itulehti

Especies de Kalanchoe consideradas medicinales y algunos de sus nombres populares

Kalanchoe pinnata (Bryophyllum pinnatum)

  • «Planta de Goethe»
  • la Colombiana
  • Yerba de Bruja
  • Bruja
  • Prodigiosa
  • Hoja del Aire
  • Siempre Viva
  • Ojaransín
  • Hojerilla

Kalanchoe daigremontiana (Bryophyllum daigremontianum)

  • Kalanchoe mexicana
  • Arantes
  • Madre de miles

Kalanchoe gastonis-bonnieri (Bryophyllum gastonis-bonnieri)

  • Ojaransín
  • Hojerilla
  • Oreja de burro

Cautela y necesidad de profundizar en torno a los supuestos beneficios del Kalanchoe

Desde Dr Yuyo la intención jamás es quedarnos con una única fuente de información. Tampoco aconsejar qué debe tomar nadie ni qué no.

La idea es informar sobre una variedad de hierbas, dando a conocer tanto sus usos en la medicina popular, así como el potencial de sus componentes según lo sugieren diversos estudios científicos.

Antes de decidir tomar una u otra planta, lo mejor es asesorarse y directamente consultarlo con un médico, en caso de barajarlo como un complemento al tratamiento de ciertas enfermedades graves.

Kalanchoe gastonis

Como ocurre con otras tantas hierbas, no existe aún evidencia científica sobre algunas de sus atribuciones en humanos y se advierte su riesgo en casos de cardiopatías.

Sus defensores invocan los tradicionales usos de los indígenas americanos y es posible encontrar o escuchar supuestos casos de personas que se han curado o mejorado tras consumir determinadas especies de Kalanchoe.

El relatos de muchos acerca de las bondades de una planta puede incentivar a probar y efectivamente servir al tratamiento. En otras ocasiones, lo contrario.

Resulta que la realidad a veces es más compleja y no basta con el testimonio de las experiencias de algunos. Aunque en ocasiones más extremas, tampoco pasa únicamente por las conclusiones de la ciencia.

Andá a decirle algo de un estudio científico a quien atraviesa una enfermedad crónica y sin remedio hace ya décadas, o al paciente terminal con los días contados según el médico. O a quien realmente lo está ayudando el consumo de tal planta.

En lugar de concluir y afiliarse a un bando u otro, a veces cabe seguir y seguir ahondando en las cosas, no actuar en caliente con lo primero que leemos o nos dicen.

Mejor en frío, tras un tiempo de investigación, incluyendo la herencia del saber popular y de ancestros que tenían otro lazo con la naturaleza; los conocimientos y verdades de la ciencia, la experiencia de otros, conversar con médicos, botánicos, curanderos …

Lamentablemente, chantas hay en todas las áreas. Para escapar de engaños y gente mal intencionada o llanamente ignorante, lo mejor es indagar con varias personas y en varios lugares, en vez de cerrarse a una única posición.

Uno debería profundizar, más allá de Internet o de los que nos cuenta tal o cual persona.

Las sugerencias del agricultor Joseph Pàimes

Criticado por algunos, para otros se trata de un difusor y vendedor de muchos yuyos de uso medicinal, aliado a la idea tan paranoica como razonable de una mafia farmacéutica por detrás, interesada en ocultar las bondades de varias plantas.

Dice incluso que algunos oncólogos están reaccionando, aunque a espaldas de sus colegios médicos por temor a que los expulsen, porque no conviene que conozcamos los beneficios del Kalanchoe y otras plantas, ni que las estudiemos para conocer y difundir sus efectos.

En un reportaje con Miguel Figueroa publicado en Youtube, el agricultor habla sobre el Kalanchoe Pinnata, Kalanchoe Daigremontiana y Kalanchoe Gastonis, destacando que las tres especies poseen propiedades antitumorales.

Kalanchoe Daigremontiana

«Tiene un crecimiento más rápido y se reproducen mucho. Con una planta puedes generar miles de plantas. Si esto se acabara de dar a conocer a la opinión pública, ¿te imaginas que una planta pueda hacer miles de forma gratuita, cuando en un tratamiento de cáncer, en un día se te van miles de euros? Aquí hay una historia muy grave de ocultamiento de propiedades antitumorales usando plantas«, indica  Pàmies.

Kalanchoe daigremontiana

Explica que en los bordes de sus hojas están los hijuelos. Al tirarlos, simplemente en una maceta o en la tierra, ellos arraigan solos y crecen nuevas plantas.

También dice que se encuentran más potentes en las mañanas, porque de noche viven, respiran del aire, toman CO2.

«Si las ponemos en una habitación nos da oxígeno de noche, al revés de las otras plantas, y nos roba nuestro CO2, que es el alimento con el que crecen. Por tanto, además de una planta antitumoral, podría ser extraordinaria para tener en casa y limpiar el aire de nuestras habitaciones, que a veces en invierno están cerradas y no se pueden ventilar. Es una gran oxigenadora. Y si oxigena el aire, quizá también nos oxigene a nosotros«.

Kalanchoe Gastonis
Kalanchoe Gastonis

«La kalanchoe gastonis, cuando lleva más de 1 año, en su propia hoja genera sus propias plantas; sólo hay que cortar ese tallito con raíces y plantarlo y ya está. Estas plantas no mueren nunca, aunque no las regaras no mueren, se adaptan al ambiente de una forma extraordinaria. Pero hay que esperar 1 año. Si no, cortar una hoja vieja y dejarla encima del suelo. Al cabo de un mes, ya tendrá hijos. Ella cree que muere, entonces echa raíces y saca sus hijuelos, que de forma natural nacen al año».

Respecto a esta especie, el agricultor relata un caso de un paciente con un cáncer de hígado con 2 meses de esperanza de vida.

Luego de 2-3 meses de consumir esta especie, aparentemente había podido levantarse de la cama y «el tumor se había disuelto», aunque aclara que al tiempo el paciente le contó que le habían encontrado un cáncer en su pulmón.

Páimes no dice que la planta sea mágica y destaca cómo opera e incide el factor emocional y la actitud mental del paciente, lo que hayamos hecho antes, nuestra alimentación y hábitos, etc.

Kalanchoe Pinnata

A continuación, una síntesis de la información sobre las especies de Kalanchoe Daigremontiana, Kalanchoe Gastonis y Kalanchoe Pinnata, publicada en Dulce Revolución, la asociación de Páimes:

Propiedades medicinales

  • Lesiones y enfermedades relacionadas con daños celulares como el cáncer
  • Heridas profundas y gangrenadas
  • Infecciones y quemaduras
  • Tumores, abcesos y floroncos
  • Reumatismo
  • Inflamaciones
  • Hipertensión
  • Piedras en el riñón
  • Diarreas
  • Enfermedades psicológicas: esquizofrenia, crisis de pánico y miedos

Parte utilizada: las hojas

Uso externo: las hojas aplastadas se pueden usar en forma de cataplasma, o el jugo de las hojas con aceite o vaselina para usar como ungüento-pomada. En este modo de empleo sirve como antiinflamatoria, antihemorrágica, astringente y cicatrizante.

Uso interno: hojas crudas en ensalada, jugo fresco u hojas en infusión.

Dosis: 30 a 50 g de hoja fresca al dia.

Hoja seca en infusión, 1 cucharada de postre por 1 litro de agua, 2 infusiones al dia.

Contraindicaciones:

No usarlas durante el embarazo. Al igual que otras plantas, no tomarla por largos periodos de tiempo si no se necesita hacer ningún tratamiento.

Riesgos:

Su composición de bufadienolidos, es decir de «glucósidos cardíacos», exige consultar previamente al médico en caso de pacientes que hayan sufrido enfermedades cardíacas.

Toxicidad:

«La investigación clínica efectuada sobre las kalanchoe indica que puede haber toxicidad si se abusa de la planta y señala que hasta dosis de 5 gramos de planta por kilo de peso no hay toxicidad (esto sería unos 350 gramos de hoja por una persona de 70 kilos, que es una dosis de cuatro a diez veces superior a la aconsejada)», señala web Dulce Revolución.

«El Kalanchoe no cura el cáncer»

Un artículo titulado ‘El Kalanchoe no cura el cáncer’ del biólogo Fernando Cervera advierte que no existe evidencia de su uso terapéutico en humanos y sí estudios sobre sus riesgos en casos de patologías cardíacas.

El autor menciona estudios sobre los peligros de algunas especies de esta planta en animales y al referirse a investigaciones en humanos cita una no sobre el kalanchoe sino acerca de un afrodisíaco (llamado «BlackStone» en EE.UU.).

Lo que comparte el género de plantas Kalanchoe con dicho afrodisíaco es que ambos contienen bufadienólidos, compuesto que según destaca Cervera no sólo es antitumoral sino también tóxico.

«El kalanchoe no tiene propiedades antitumorales eficaces demostradas en pacientes, es más, para que tuviera algún efecto habría que llegar a dosis peligrosas para la vida. Ni que decir tiene que tampoco se ha demostrado ningún uso terapéutico para esta planta, y que su ingesta puede producir lesiones o la muerte [5]», señala y cita a continuación un estudio sobre mortalidad de ganado en una granja de Zimbabwe por envenenamiento con Kalanchoe lanceolata.

Además de resaltar que el kalanchoe no presenta propiedades antitumorales de eficacia comprobada en pacientes humanos, señala que supone un peligro mayor en personas con problemas cardíacos.

También es muy crítico con el agricultor  Josep Pàmies y afirma que trató de contactar a los supuestos pacientes suyos que mejoraron tras consumir la planta, pero que no logró encontrar a ninguno.

Más recursos sobre el Kalanchoe

Quienes tengan conocimientos científicos, pueden profundizar en los siguientes enlaces a investigaciones relacionadas sobre el kalanchoe:

Y además, páginas de Facebook donde se donan kalanchoes e impulsa su uso en ciertas enfermedades, ofreciendo mucha información sobre dosis e indicaciones:


Sirviendo hoy como terapias alternativas o complementarias a las tradicionales, las plantas medicinales han sido utilizadas por el ser humano desde tiempos ancestrales, a lo largo de diferentes regiones del mundo.

Gracias a sus naturales e íntimas propiedades terapéuticas, cada una presenta su propio contenido de principios bioactivos benéficos para el tratamiento de ciertas dolencias, enfermedades o problemas de salud.

Pese a sus probadas bondades y a la variedad de estudios científicos que validan sus beneficios, Dr Yuyo insiste en que las plantas medicinales no deben sustituir arbitrariamente los medicamentos tradicionales, siendo conveniente informarse de raíz y a fondo acerca de los modos de ingesta y dosificación, sus contraindicaciones posibles, su interacción con ciertos fármacos, entre otros riesgos asociados.

Luego…

¡Disfrute de su té, aceite esencial o inhalación de los yuyos que lo curen…!

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.