Jugo de cereza para la artritis

0
367

El jugo de cereza es un remedio natural que goza de gran estima a nivel popular para calmar la artritis y la gota. Si bien aún no recibió el visto bueno de la ciencia, hay testimonios de personas que juran haberse beneficiado de esta fruta…

No hay explicaciones farmacológicas sobre sus propiedades y posibles resultados, sino una tradición oral que ha transmitido las bondades prácticas de este jugo desde sus propias experiencias.

Un remedio popular para la gota, cuyos bebedores atribuyen virtudes para aliviar sus dolorosos ataques.

Zumo de cereza para la gota

En 1950 Ludwig Blau publicó «Control dietético para la gota y la artritis a base de cerezas» en Texas Reports on Biology and Medicine. Allí afirma que se curó de la gota tras comer 6-8 cerezas al día.

Blau fue un geofísico y geoquímico estadounidense nacido en Alemania. Durante la década del 40′ sufrió ataques de gota muy fuertes, que lo dejaron en una silla de ruedas.

Un día acudió a un tazón de cerezas y se comió cada una de ellas. Al otro día, el dolor e hinchazón se redujeron. Siguió comiendo 6 cerezas por día. Cuando dejaba de comerlas, los ataques de gota volvían.

Junto a su médico, Blau estudió a otros 12 enfermos de gota. Ambos notaron que a todos les ayudó la ingesta de esta fruta o de su zumo.

Según puede leerse en el Abstract (resumen documental) de J.S. Thomson acerca del artículo de Blau:

«En 12 pacientes con gota y artritis, el contenido de ácido úrico de la sangre se redujo a la normalidad por el consumo diario de alrededor de 1/2 Ib. (+220 g) de cerezas frescas o enlatadas. El principio activo en cerezas no ha sido identificado».

Tiempo después, la revista estadounidense Prevention publicó el artículo de Blau.

Pronto docenas de personas parecían confirmar por escrito que las cerezas habían calmado su dolor, tomando al inicio 15-20 diarias, luego 10 como dosis de seguimiento.

Blau reconoce no saber cuáles son las propiedades de la cereza, es decir los constituyentes con efectos farmacológicos.

Potencial curativo del jugo de cereza según un trabajo universitario

La Universidad de Boston publicó en 2012 un estudio que examina la relación entre el consumo de cerezas y el riesgo de ataques de gota recurrentes.

No es una investigación farmacológica ni clínica. Se trata de un estudio observacional, realizado con un total de 66 pacientes con gota, que fueron seguidos en línea durante 1 año.

Los participantes debieron informar la fecha de inicio del ataque de gota, los síntomas, los medicamentos usados y la exposición a posibles factores de riesgo (incluida la ingesta diaria de cerezas y extracto de cereza) durante los 2 días previos al ataque.

El consumo de cerezas durante un lapso de 2 días se asoció con un riesgo 35% menor de ataques de gota, en comparación con la no ingesta.

Al combinarse la ingesta de cerezas con el uso de alopurinol, «el riesgo de ataques de gota fue 75% más bajo que durante los períodos sin exposición».

El trabajo concluye:

«Estos hallazgos sugieren que la ingesta de cerezas se asocia con un menor riesgo de ataques de gota».

El caso de Brad McAdams

En su libro ‘Remedios Milagrosos’ Jean Carper recoge el testimonio de Brad McAdams, empleado de una refinería de petróleo en Texas, que padece la gota desde hace varios años.

Sus dolores comenzaron a ser insoportables, sobre todo en las rodillas y tobillos. A veces, no podía levantarse de la cama, ni conciliar el sueño de tanto dolor. Se le dificultaba para caminar e ir a trabajar. Y en invierno era una tortura.

Tomaba fármacos y la cortisona ayudaba, pero McAdams cuenta que los analgésicos eran muy fuertes y se dormía.

Sin dudar, aceptó el consejo de su suegra de Alabama, quien había escuchado en un programa de televisión sobre un remedio natural para la gota: el concentrado de jugo de cereza negra.

Al principio, tomaba 2 cucharadas a la noche. Después de unas semanas y pese a su feo gusto, Brad notó una mejoría en sus ataques de gota. Terminando el mes, decidió dejar los fármacos.

«No ha tenido ni un sólo ataque de gota en dos años«, dice la mujer de Brad, que sigue tomando el concentrado de zumo, especialmente en invierno.

Su médico confirmó a Jane Carper que ya no le recetaba fármacos a Brad y que ya no tenía los intensos ataques de gota de antes:

«¿Ha sido el extracto de zumo de cereza?»

«Es posible».

¿Qué es la gota?

Es una forma de artritis, que provoca un intenso dolor, hinchazón e irritación en las articulaciones.

‘Origin of the gout’ – del caricaturista inglés Henry Bunbury’ (1815) –
Benjamin Franklin, científico e inventor que aparece en el billete de 100 dólares, padecía este mal.

Si la inflamación es crónica, el dolor se vuelve casi permanente.

El dedo gordo del pie suele ser la principal víctima, pero la gota puede sentirse en las articulaciones de las manos y muñecas, los pies, las rodillas o tobillos.

‘The Gout’, del caricaturista y grabador inglés James Gillray (1799).

Resulta clave un diagnóstico y tratamiento médico. No sólo para calmar el dolor, sino para evitar problemas renales, dado que quien la sufre tiene altos niveles de ácido úrico en la sangre.

Te puede interesar: Remedios caseros para el ácido úrico

Antes de probar jugo de cereza para la artritis…

Como siempre, previo a decidir el uso de un remedio natural y popular, es necesario acudir al médico para consultarle.

El concentrado de zumo de cereza se vende en tiendas de alimentación natural.

No se sugiere su uso en embarazadas ni personas con enfermedades renales, dado su efecto diurético.

Te puede interesar la querida pera:

Fuente consultada:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.