Los beneficios del toronjil y el agua de melisa

6
1690

Como calmante natural, para trastornos grastrointestinales o hasta para quitar el mal olor de boca. Apenas algunos de los beneficios del toronjil, planta medicinal de intenso color verde claro, aroma y gusto alimonado…

Hierba aromática originaria de zonas asiáticas, europeas y africanas, muy cultivada y utilizada en Colombia, Chile, Bolivia, Ecuador, Perú, Venezuela y otros países sudamericanos, que a menudo se emplea en Argentina para aromatizar el mate.

Al igual que tantos otros yuyos de otras latitudes, el toronjillo es de esas plantas medicinales caracterizadas por tener una gran variedad de usos y propiedades. Sirve para de todo un poco.

Conocido también como melisa u hoja de limón y de nombre científico Melissa Officinalis L, la denominación «mélissa» es un vocablo griego, que refiere a las abejas y la miel.

El término «toronjil», más común en el castellano, tiene origen árabe ( «عسل», que según el traductor de Google se escribe easal y también significa «miel»).

Además de su uso medicinal, o como condimento de ensaladas o mermeladas  gracias a su singular toque de limón, se aprecia como planta apícola y mielífera, dado que atrae a los enjambres. Es común la expresión: donde haya toronjil hay abejas.

Dioscórides, sabio botánico y médico de la antiguedad, ya testimoniaba en palabras sus diversas virtudes medicinales, así como su cercanía con las abejas:

«Es útil al estomago frío y húmedo, conforta la digestión, despierta el sentido, fortifica el corazón y el celebro, quita toda tristeza y temor procediente del humor melancólico, ataja las imaginaciones extrañas, despide los sueños horribles y libra de toda perturbación del ánimo. Son tan amigas del Toronjil las abejas que jamás huyen de las colmenas que se fregaren con él…»*

*Fragmento pasado al español, basado en traducción de Andrés Laguna de la obra del griego «Acerca de la materia medicinal y de los venenos mortíferos».

El autor Y. Trouard Riolle, en su libro «Les plantes medicinales» (1942), destaca del toronjil:

«Toda la planta es antiespasmódica, cordial, sedativa, digestiva, estomáquica, cefálica, vulneraria, carminativa y estimulante. Se aconseja contra las digestiones difíciles, los cólicos nerviosos, los vértigos y los zumbidos del oído. Ella es la base del agua de melisa de los Carmelitas. Se la receta bajo forma de infusión (25 ó 50 g para un litro de agua, 3 ó 4 tazas al día)»

El agua de melisa

Las bondades terapeúticas del toronji data desde tiempos de la Edad Media, con la preparación de la popular agua de melisa, o conocida como «agua del Carmen», elaborada en los monasterios de las carmelitas desde inicios del siglo XVII.

¿Cómo se hace? Macerar el toronjil fresco en un buen vino, por lo general acompañado de ciertas dosis de cáscara de limón, nuez moscada, canela, cilantro y clavo.

La medicina popular considera el agua de melisa como un sedante natural y balsámico, para aplacar el nerviosismo, la ansiedad, estados de excitación, estrés, histeria, insomnio o incluso para las migrañas y jaquecas.

La dosis de infusión habitual es de 1 cucharada de flores secas por taza de agua. 3-4 tazas al día.

El libro «Yerbas medicinales» (1963) de P. Álvarez González sugiere el siguiente modo de preparación:

«En infusión teiforme (5 a 10 g de la planta para 1 litro de agua) para tomar 1 o 2 tazas, para combatir las afecciones nerviosas (histeria), espasmos, palpitaciones, jaquecas, cardialgías (dolor del corazón), menstruaciones difíciles y laboriosas, etc…».

Para el mal aliento

Las hojas y aceites del toronjil ayudan de forma instantánea contra el mal olor de boca. Simplemente, masticar una hojita de la planta.

Rico por fuera y similar al limón, pero de sabor amargo al paladar, aromático y algo áspero, describe J.B. Lamarck en «Plantas medicinales» (1996).

Como antiespasmódico

Favorece la digestión y la expulsión de gases, utilizándose la infusión de sus hojas secas o frescas para el alivio de problemas gastroinstestinales, como ser náuseas, dolores abdominales o flatulencias.

Sirve como antiespasmódico, es decir como un remedio natural para relajar los calambres y contracturas musculares.

De yapa…

Entre otros varios beneficios del toronjil, la planta machacada sirve como repelente, para aplicar en la piel y evitar la picadura de insectos.

Ojo con su parecido a las hojas de la ortiga, las cuales pueden irritar la piel, algo que no ocasiona el toronjil. Ambas se diferencian bien cuando nacen sus flores:

Flor del toronjil

Fuentes consultadas:

Te puede interesar:

5 beneficios del romero según la ciencia

Beneficios de la carqueja, el digestivo por excelencia

Usos y beneficios de la valeriana, la hierba para conciliar el sueño

Usos y beneficios del achiote


 

Sirviendo hoy como terapias alternativas o complementarias a las tradicionales, las plantas medicinales han sido utilizadas por el ser humano desde tiempos ancestrales, a lo largo de diferentes regiones del mundo.

Gracias a sus naturales e íntimas propiedades terapéuticas, cada una presenta su propio contenido de principios bioactivos benéficos para el tratamiento de ciertas dolencias, enfermedades o problemas de salud.

Pese a sus probadas bondades y a la variedad de estudios científicos que validan sus beneficios, dryuyo insiste en que las plantas medicinales no deben sustituir arbitrariamente los medicamentos tradicionales, siendo conveniente informarse de raíz y a fondo acerca de los modos de ingesta y dosificación, sus contraindicaciones posibles, su interacción con ciertos fármacos, entre otros riesgos asociados.

Luego…

¡Disfrute de su té, aceite esencial o inhalación de los yuyos que lo curen…!

6 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.