Propiedades de la anacahuita, el árbol autóctono de América del Sur

3
4928

Remedio natural contra la tos, el resfrío o la bronquitis, además de servir como un eficaz repelente de moscas. Estas son sólo algunas de las benéficas propiedades de la anacahuita, árbol indígena cuyas hojas presentan varias virtudes medicinales…

De nombre científico Schinus molle, se trata de un árbol nativo de América del Sur, con gran presencia en Uruguay, Perú, Brasil o Argentina.

En Argentina y Uruguay se la conoce como anacahuita, aguaribay o gualeguay, en México pirú o pirul, falso pimentero en España o California Pepper Tree en EE.UU.

Cabe distinguirla de otras especies también conocidas como anacahuita, como la Cordia bossieri, árbol pequeño originario de América del Norte, muy común en el norte de México o Texas, también llamado olivo salvaje.

La anacahuita Schinus molle también debe diferenciarse de la anacahuita con nombre científico Sterculia apetala, otra especie de árbol medicinal nativo de América Central, llamado panamá o camoruco y considerado el árbol nacional de Panamá.

¿Cómo distinguir la anacahuita Schinus molle?

Por lo general, el árbol mide aproximadamente 6-8 metros, aunque puede llegar a una altura de 12-14 metros.

La anacahuita en Uruguay se la encuentra en avenidas y calles, jardínes, parques o rutas, pasando por Montevideo, Salto, Paysandú, Tacuarembó, Rivera, Artigas, entre otros departamentos del interior uruguayo.

Empleadas en infusiones como medicinal, las hojas de anacahuita constan de un tallo con varias hojitas color verde claro alrededor.

En verano crecen sus flores amarillentas y sus frutos son como globos pequeños color rojizos.

Propiedades de la anacahuita como planta medicinal

Tradicionalmente, se hace una inhalación de hojas de anacahuita y hojas de eucalipto para el alivio de problemas bronquiales.

El botánico uruguayo Atilio Lombardo, en su trabajo ‘Árboles y árbustos’ (1969) – editado por Nuestra Tierra- destaca sobre la anacahuita:

«Es árbol medicinal y objeto de múltiples aplicaciones. El uso más corriente consiste en la infusión de sus hojas para preparar un té que se utiliza contra los resfriados” .

En ‘Plantas medicinales de la flora indígena’ (1979) – publicado en el Almanaque del BSE-, Lombardo describe otras varias propiedades de la anacahuita y modos de preparación para aprovechar sus efectos medicinales:

“El cocimiento de la raíz en proporción de 10 gramos en un litro de agua se emplea en las enfermedades de los riñones. La corteza de la raíz seca y pulverizada se emplea en enfermedades de la piel y grietas del seno. La infusión y la decocción de sus hojas en la proporción de 10 al 20 por mil da buenos resultados contra la bronquitis. Dos o tres hojas de ‘anacahuita’ en una taza de leche hirviendo a la que se le adicione azúcar quemada es excelente remedio contra la tos y los resfriados. En la piorrea y dientes flojos se usa el cocimiento de las ramillas jóvenes. Su resina, seca y pulverizada, si se aplica sobre las heridas las desinfecta y las cierra”.

Jarabe de anacahuita para la tos

En el artículo ‘Anacahuita (Schinus molle): la indígena más popular’, el ambientalista uruguayo Ricardo Carrere resalta las benéficas propiedades de la anacahuita contra la tos, mencionando el testimonio de Ana Filippini, quien reproduce una receta casera que aprendió durante un curso de plantas medicinales dictado en CEUTA (Centro Uruguayo de Tecnologías Apropiadas) por la botánica y experta en herboristeria, Marión Aguilera:

  • Caramelizar 6 cucharadas soperas de azúcar junto con 2 hojas de anacahuita (considerando la hoja de anacahuita como «un tallo con muchas hojitas alrededor») y la parte anaranjada de la cáscara de 2 cebollas medianas.
  • Agregar una rodaja finita de cebolla, en caso de que el catarro sea muy fuerte.
  • Añadir 1 taza y media de agua.
  • Dejar hervir durante 5 minutos
  • Luego, colar la mezcla y el jarabe estará pronto

Carrere también menciona una encuesta realizada por CEUTA a escolares de Canelones -con presencia de los padres-, revelando que la anacahuita se usa, junto a otras plantas, como remedio medicinal para:

  • infecciones respiratorias (anacahuita con azúcar quemada)
  • para resfríos y tos (té de anacahuita, guaco, níspero, ortiga y cogollitos de eucaliptus)
  • para gripe, resfriado y tos (eucaliptus con miel, ortiga, orégano y anacahuita)
  • para la tos (ortiga, anacahuita, abrojo y miel).

En su trabajo ‘Plantas Medicinales’, la botánica y químico-farmacéutica artiguense Blanca Arrillaga se refiere a los siguientes (y otros) usos medicinales de la anacahuita:

  • Hojas – en infusión al 5 % como emenagogo – que facilita o provoca el flujo menstrual-
  • Frutos – en decocción como antiséptico local – que evita las infecciones- en la blenorragia (gonorrea).
  • La goma-resina se emplea en jarabes como antiséptico de los bronquios en catarros.

Como repelente natural

Frotadas en el cuerpo, las hojas de anacahuita ayudan a ahuyentar a los insectos, usándose especialmente como espanta moscas.

‘California Pepper Tree’, dibujo de Edward Edmondson Jr.

Además de frotar las hojas, se puede utilizar el humo de las mismas como repelente.

Nada como comer un asado bajo el cobijo fresco de las hojas de anacahuita, libre de molestas moscas…

 

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.