Propiedades del guaco, ¿para qué sirve y cómo preparar un jarabe natural contra la tos?

1
809

A nivel popular y científico, las más reconocidas propiedades del guaco refieren a su acción antiinflamatoria, broncodilatadora o expectorante, siendo una de las hierbas más utilizadas contra la tos y otras enfermedades respiratorias…

También llamada huaco, hierba de las vívoras o matacampo, el guaco pertenece al género de plantas Mikania, que comprende más de 400 especies, entre ellas Mikania glomerata, M. periplocifolia, M. cynanchifolia, M. coridifolia o M. laevigata, etc.

Pese a sus diferencias, se las conoce popularmente como guaco, siendo un clásico de la medicina herboraria para tratar afecciones como el asma o la tos.

Aún hoy los caramelos, infusiones y otros preparados con guaco siguen usándose como un excelente complemento natural para males que afectan los bronquios u otras vías respiratorias.

Diversas especies de guaco se utilizan para propósitos terapéuticos similares, encontrándose muchos de sus ejemplares en Brasil o Colombia, así como en Perú, Venezuela, Bolivia, nordeste de Argentina y otros países de América del Sur y Centroamérica, incluyendo Costa Rica, Panamá, Guatemala o México.

Su hábitat natural son los bosques o a orillas de rios, con buena adaptación para cultivarse en casa, sobre todo en terrenos húmedos o arenosos. En tiempos de floración, el guaco es muy codiciado por las abejas melíferas durante sus travesías de pecoreo. 

Alcanzan, aproximadamente, 2 metros de altura. Sus hojas son bien verdes, con flores generalmente blancas y carnosas o también amarillas. Es una planta muy ramosa y usualmente trepadora.

Te puede interesar:

Antiinflamatorio natural, uno de los beneficios de la uña de gato

¿Cómo hacer un preparado casero de guaco para la tos?

Preparado con la hoja y tallo del guaco, el Opodeldo fue una droga herbal brasileña, considerada en 1870 como un remedio santo para tratar la bronquitis, la tos y el reumatismo.

Actualmente, este preparado sigue siendo un remedio natural muy popular en Brasil, una receta casera muy extendida en zonas rurales del país norteño.

El jarabe de guaco

  • Colocar un puñado de hojas frescas (o aproximadamente 55 g de hojas secas) en 6 tazas de agua
  • Hervir hasta que se reduzca a 2 tazas
  • Agregar 3/4 de una taza de azúcar 
  • Hervir nuevamente durante unos 20 minutos hasta formar un jarabe
  • Filtrar la mezcla para eliminar las hojas y añadir 3 cucharadas soperas de miel
  • Esperar a que el jarabe enfríe
  • Embotellar y almacenar en el refrigerador

Sirve como un jarabe para la tos: 1 cuchara de sopa, 3 veces al día

Además de usarse para la tos, también sirve para la fiebre, gripe, reumatismo o afecciones de la garganta.

Infusión de guaco

  • Colocar 1 cucharada de hojas de guaco en 1 litro de agua
  • Hervir durante 5 minutos y dejar que repose unos 15 minutos
  • Endulzar con miel y beber
  • 2 tazas al día para la tos, gripe, resfrío o catarro

Algunas de las propiedades del guaco según la tradición popular

Los tallos y las hojas de guaco se han utilizado en Colombia “contra la mordedura de culebras venenosas“, el “mal de rabia” o también como “febrífugo” y “antirreumático“, señala un viejo documento sobre plantas medicinales de uso popular en Medellín, publicado por la Universidad Nacional de Colombia.

Según informa Rain Tree -base de datos en inglés sobre plantas tropicales-, basándose en bibliografía allí citada, indios de Brasil solían preparar el té de guaco con sus hojas para beberlo, o aplicando sus hojas o el jugo del tallo, en casos de mordeduras de serpientes.

Entre las propiedades del guaco más destacadas según la medicina herbal brasileña, se resalta su acción broncodilatadora, expectorante y antitusiva – que previene, reduce o elimina la tos-, usándose para varios problemas respiratorios como ser:

  • bronquitis
  • resfriados
  • gripes
  • tos
  • asma

Pero en Brasil también es popular su uso para la laringitis, fiebre o dolores de garganta, así como un antiinflamatorio y analgésico natural para la artritis, el reumatismo o la inflamación intestinal.

De acuerdo con una revisión bibliográfica realizada por una universidad brasileña acerca de las especies Mikania glomerata Sprengel y Mikania laevigata, desde hace siglos las hojas de guaco han sido empleadas por:

  • su “acción tónica, depurativa, antipirética (que baja la fiebre) y broncodilatora

  • como “estimulante del apetito y antigripal

  • para “el tratamiento del asma, la bronquitis y adyuvante en el combate a la tos.

El Ministerio de Salud brasileño, a través de la ANVISA (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) también menciona las propiedades del guaco como “expectorante y broncodilatador”, contenidas en sus hojas.

El guaco está incluido entre las tantas plantas de la Lista de Medicamentos Fitoterápicos de Registro Simplificado, publicada por ANVISA en 2008, además de ser una de las hierbas medicinales que formaron parte de la primera edición de la Farmacopea brasileña (1929). 

Propiedades del guaco según ciertos estudios de la ciencia

La mencionada revisión brasileña apunta que algunos estudios han evaluado y resaltado las cualidades del guaco para causar broncodilatación y relajación de la musculatura lisa respiratoria, así como efectos antiinflamatorios, atributos especialmente oportunos para el tratamiento del asma.

Las principales propiedades del guaco se concentran en sus hojas.

También se destaca que, pese a sus variadas atribuciones populares, únicamente han habido resultados favorables en relación a su “acción broncodilatadora, antitusígena -para la tos-, expectorante y edematogénica sobre las vías respiratorias“.

Uno de los compuestos del guaco, la cumarina, presente especialmente en las hojas del guaco, posee acciones biológicas en el combate de enfermedades del tracto respiratorio, debido a su acción broncodilatadora, expectorante, antiinflamatoria y antialérgica, “lo que hace del guaco un potente fitoterápico contra el asma y bronquitis“.

Sin embargo, tal como ocurre con muchísimas otras plantas, los autores destacan que se requieren de nuevas investigaciones sobre su composición química y acciones biológicas de sus componentes, toxicidad, interacción con otros medicamentos, etc.

Respecto a su uso tradicional contra las mordeduras de serpientes, una investigación científica brasileña de 2005 evaluó extractos acuosos preparados con raíces secas o frescas, tallos u hojas de Mikania glomerata, constatando su capacidad de inhibir sustancialmente los venenos de serpiente estudiados, con lo cual podría utilizarse “como un tratamiento alternativo a la terapia sérica y, además, como una rica fuente de inhibidores potenciales de PLA2, metaloproteasas y serinproteasas, enzimas implicadas en varias enfermedades fisiopatológicas humanas y animales“.

Te puede interesar:

Propiedades del matico, planta medicinal de Chile y otras partes de América


 

Sirviendo hoy como terapias alternativas o complementarias a las tradicionales, las plantas medicinales han sido utilizadas por el ser humano desde tiempos ancestrales, a lo largo de diferentes regiones del mundo.

Gracias a sus naturales e íntimas propiedades terapéuticas, cada una presenta su propio contenido de principios bioactivos benéficos para el tratamiento de ciertas dolencias, enfermedades o problemas de salud.

Pese a sus probadas bondades y a la variedad de estudios científicos que validan sus beneficios, Dr Yuyo insiste en que las plantas medicinales no deben sustituir arbitrariamente los medicamentos tradicionales, siendo conveniente informarse de raíz y a fondo acerca de los modos de ingesta y dosificación, sus contraindicaciones posibles, su interacción con ciertos fármacos, entre otros riesgos asociados.

Luego…

¡Disfrute de su té, aceite esencial o inhalación de los yuyos que lo curen…!

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.