Remedios caseros para la lumbalgia

0
322
remedios caseros para la lumbalgia

Compartimos unos pocos remedios caseros para la lumbalgia, incluyendo los efectos del frío y el calor, una planta medicinal, lo opuesto al reposo y más…

¿Dónde duele la lumbalgia?

La lumbalgia es un dolor que afecta la zona lumbar de la columna vertebral, una región del cuerpo localizada en la parte baja de la espalda.

Por lo general, se manifiesta como un tipo de rigidez, tensión muscular o dolor localizado, con o sin dolor en las piernas (ciática).

La mano sujetando con fuerza el área inferior de la espalda suele ser el gesto natural de todo aquel que sufre este dolor tan común en todo el mundo.

Si el dolor no mejora tras 4 días o más, consulta con un médico para hacer un examen físico y otras posibles evaluaciones.

Remedios caseros para la lumbalgia

No quedarse…

Tratar de seguir con las actividades físicas y laborales de siempre.

En vez de quedarse en la cama, intentar mantenerse activo, ponerse en movimiento. Cuesta pero comienza por arrancar.

El dolor, cuando no tiene un origen serio, puede distraerse. El trabajo y el movimiento en general ayudan.

Por ejemplo, estiramientos de espalda indicados por fisioterapeutas, así como entrenamientos de fuerza y ​​ejercicios de flexibilidad con personas que realmente sepan.

O hacer ejercicio con constancia, como ser salir a correr, nadar y caminar.

Si no eres un deportista, no se trata de convertirte en uno, sino de poner en marcha la nave del cuerpo.

Cuando el dolor es tan fuerte que no es posible pararse ni sentarse, se aconseja hacer reposo pero limitado a unas pocas horas seguidas y por no más de 1-2 días.

Frío y calor…

Uno de los remedios caseros para la lumbalgia más a la mano consiste en aprovechar los efectos del frío y el calor.

Lo mejor es primero usar la acción del frío, pero NO helado directo en la piel.

Por ejemplo, una bolsa de hielo, una verdura o un pedazo de carne congelado envueltos en una toalla, una compresa fría u otros elementos fríos cubiertos colocados sobre el sitio del dolor.

Esto podría aliviar el dolor y bajar una posible hinchazón.

Pero NO pongas algo muy helado directo sobre la piel, porque podrías tener una quemadura por frío.

Dos días después y durante la primera semana, se puede acudir al calor y su acción relajante.

Por ejemplo, usa botellas con agua caliente o una bolsa térmica sobre la zona dolorida. O sumérgete bajo una ducha caliente cuando comienza a doler.

Estas tácticas podrían aliviarte a corto plazo.

Se puede incluso acudir a las 2 al mismo tiempo, alternando compresas de frío y bolsas de agua caliente para calmar el dolor.

¿Una planta medicinal para la lumbalgia?

Gracias a su posible efecto analgésico, la valeriana se ha usado para el alivio de dolores ciáticos, reumáticos y lumbálgicos.

La valeriana en uso externo podría utilizarse como un remedio casero para la lumbalgia, ciática, distensiones musculares, contusiones y dolores reumáticos.

Se pueden usar compresas de agua caliente de valeriana, con una decocción de 100-500 g de raíz seca hervida en 1 litro de agua por 10 minutos.

O hacer baños de agua caliente, agregando 1-2 litros del mismo tipo de preparación que para hacer las compresas.

Ver: Usos y beneficios de la valeriana, la hierba para conciliar el sueño

La ayuda de terapias alternativas

Hay variadas terapias complementarias que podrían contribuir al estiramiento y fortaleza de los músculos de la espalda, como ser:

  • La acupuntura
  • Correcciones de la alineación espinal con quiroprácticos
  • Masaje terapéuticos
  • Yoga
  • Tai chi

Al respecto de estas prácticas curativas, Matthew Solan de la publicación Harvard Men’s Health Watch señala:

«Aunque la evidencia es mixta acerca de si estas terapias son efectivas, cuando funcionan, a menudo es cuando se combinan con otros remedios caseros para el dolor lumbar».

Causas de la lumbalgia

Sus causas no siempre son tan específicas ni claras a simple vista.

La lumbalgia puede deberse a problemas en los músculos, raíces nerviosas, vértebras y ligamentos, por sentirse agotado o estresado, debido a ciertas condiciones médicas como la ciática, entre otros varios factores posibles.

A menudo, la lumbalgia surge por torceduras, traumatismos, esguinces, discos deslizados, malos usos de los músculos, malas posturas, por hacer levantamientos excesivos y fuerza desmedida, a causa de hernias de disco, un accidente o incluso por sobrepeso, así como por patologías gastrointestinales, problemas en las articulaciones, trastornos genitourinarios, etc.

Ver: Remedios caseros para la ciática

En la mayoría de los casos, la raíz de la lumbalgia no responde a ningún problema de salud grave.

Si bien suele mejorar con el paso del tiempo, a veces el dolor puede reaparecer o durar mucho.

Tratamiento para la lumbalgia

La recomendación general es mantenerse activo y evitar los largos reposos en cama.

Si el dolor lumbar no calma con ninguno de los remedios caseros para la lumbalgia recién expuestos ni con otros métodos a la mano, contacta con tú médico de cabecera o directamente con un fisioterapeuta.

El tratamiento para la lumbalgia puede incluir sesiones de ejercicios para mejorar la postura y reforzar los músculos.

remedios para la lumbalgia

También con masajes y métodos manuales de manipulación en la columna, usualmente a cargo de un quiropráctico, fisioterapeuta u osteópata.

Asimismo, en ocasiones es conveniente la ayuda de una terapia psicológica para sobrellevar el dolor.

El tratamiento para la lumbalgia puede incluir, además, el uso de medicamentos y raras veces, por ejemplo cuando el dolor se debe a otra condición médica en particular, podría recurrirse a la cirugía.

Remedios para la lumbalgia de la medicina convencional

En caso de ser necesario y según cada especialista médico, el tratamiento para la lumbalgia a veces incluye la prescripción de ciertos medicamentos, como ser el uso a corto plazo de remedios antiinflamatorios no esteroides como ibuprofeno, relajantes musculares, analgésicos como la codeína y Paracetamol, opioides leves, etc.

Diagnóstico médico

Consulta con tu médico si no encuentras alivio para el dolor en la parte baja de la espalda.

Para el diagnóstico de la lumbalgia, habitualmente se procede a excluir el dolor radicular nervioso y otras patologías específicas, por ejemplo mediante placas, resonancia magnética y radiografía.

Además, evaluar determinadas señales de alerta relacionadas con el estado de ánimo del paciente, la intensidad del dolor, tipo de trabajo que realiza, entre otros factores, podrían ser claves para aportar al diagnóstico.

¿Cuándo ir al médico urgente?

El servicio de salud nacional de Reino Unido, conocido por sus siglas NHS (United Kingdom National Health Service), advierte que se debe acudir al médico cuanto antes en estos y otros casos:

  • Cuando el dolor se originó tras un accidente grave, como un siniestro de tránsito
  • Pérdida de control de la vejiga o los intestinos
  • Si el dolor empeora al toser, estornudar o defecar
  • Si se agrava por la noche y te impide dormir
  • Hormigueo / Entumecimiento alrededor de nalgas o genitales
  • Dolor en el pecho
  • Fiebre
  • Pérdida de peso sin razón aparente
  • Dificultar para orinar
  • Una hinchazón / deformidad en la espalda
  • Si el dolor no proviene de la zona lumbar, sino de la parte superior de la espalda, entre los hombros.

Fuentes:

Diagnosis and treatment of low back pain – Revisión de expertos holandeses publicada en British Medical Journal

NHS – United Kingdom National Health Service

Harvard Men’s Health Watch

Salud por las Plantas Medicinales – Escrito por Jorge D. Pamplona Roger

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.