Propiedades de la lavanda, el relajante natural

0
2779

Diferentes estudios científicos han evaluado las bondadosas propiedades de la lavanda para aplacar los nervios, la ansiedad y hasta el insomnio, gracias a su natural efecto sedante…

Planta aromática nativa de la cuenca del Mediterráneo, su nombre científico es Lavandula angustifolia y se la conoce como lavanda o el espliego, hierba muy estimada en cosmética o perfumería, así como por sus diversos atributos medicinales.

La lavanda adorna y perfuma los jardínes e interiores de hogares, empresas e instituciones alrededor de todo el mundo. Pero además, sus flores y aceite esencial se utilizan como un complemento que puede ayudar en una variedad de problemas.

¿Cómo preparar una infusión de lavanda?

  • 3-5 flores secas de lavanda – se sugiere dejar colgando algunos ramos de flores de lavanda dentro de un cuarto oscuro para así secarlas en caso de que estén muy frescas
  • Desarmar las flores en una taza
  • Colocarlas en agua y poner a fuego alto
  • Luego de que hierva, dejar a fuego lento por unos 10 minutos
  • Retirar la infusión y dejar reposar otros 10 minutos

Propiedades de la lavanda según la medicina tradicional

Desde antaño diferentes especies de lavanda se empleaban para desinfectar centros de salud y salas de enfermos en la antigua Grecia, Roma y Persia, extendiéndose su fama curativa a la India o al Tíbet.

Makhzan-El-Adwiya, texto médico persa del siglo XVII, llama a la lavanda la escoba del cerebro, dada su capacidad de barrer las impurezas.

John Parkinson, un boticario británico, escribía en el siglo XVII que la lavanda es “especialmente buena para todos los dolores y penas de la cabeza y el cerebro”.

El Gyu-zhi, el primer texto médico indio traducido al tibetano (siglo VIII aC), incluye esta planta como parte de preparados psiquiátricos (como ungüento comestible o mantequilla medicinal) y la medicina budista tibetana aún la utiliza para tratar la locura y la psicosis.

Tradicionalmente, preparaciones de lavanda se emplean para tratar los síntomas de ciertos trastornos vinculados con los nervios, así como el insomnio leve.

En países de América y Europa, su usa a nivel popular en tés florales de lavanda, en baños o con la flor bajo la almohada como sedante suave.

La medicina popular europea también ha aprovechado las propiedades de la lavanda por su acción estomacal o diurética. Entre otros varios usos, también se aplica el aceite de lavanda en las sienes para ayudar en diferentes dolores de cabeza.

La Comisión E alemana – referente europeo en hierbas medicinales- ha aprobado el uso interno de la flor de lavanda (tanto en infusión de té, extracto para aceite esencial o aditivo para baño) para tratar problemas de inquietud o insomnio, irritaciones estomacales nerviosas o malestar intestinal nervioso.

Te puede interesar:

Usos y beneficios de la valeriana, la hierba para conciliar el sueño

Beneficios del tilo, el sedante natural para aplacar la ansiedad y los nervios

Propiedades de la lavanda según la ciencia

Contra la ansiedad y los estados de ánimo negativos

Existen investigaciones sobre los usos externos del aceite de flores de lavanda, que aportan cierta evidencia científica para el alivio de la ansiedad y el estado de ánimo depresivo, además de resaltar su cualidad natural para promover el sueño.

Tras la inhalación de aroma de lavanda por parte de estudiantes de enfermería, un estudio coreano destaca el benéfico efecto de su aceite esencial, al registrarse una disminución de sus síntomas físicos, sus puntajes de ansiedad y de estrés percibidos, apuntando que podría ser un método eficaz para el manejo del estrés.

Un estudio tailandés también evidencia el efecto relajante de su aceite esencial, concluyendo que «la actividad de las ondas cerebrales, la respuesta del sistema nervioso autónomo y los estados de ánimo se vieron afectados«, tras el uso de un preparado a base de lavanda.

Dicha investigación se realizó con 20 voluntarios sanos, evaluando parámetros como la presión arterial, la frecuencia cardíaca y respiratoria o la temperatura de la piel, para así determinar el grado de activación del sistema nervioso autónomo.

Los resultados proporcionan cierto respaldo para incluir el aceite esencial de lavanda «en medicamentos dirigidos a la reducción de la presión sanguínea y aliviar la depresión o la tensión«. 

Un trabajo de la Universidad Clínica de Neurobiología de Austria señala que los aceites esenciales de naranja y lavanda mejoraron el estado de ánimo y ansiedad de pacientes que esperaban su tratamiento dental.

Otra investigación austríaca de la Universidad de Viena demuestra la eficacia ansiolítica del Silexan -un determinado preparado de aceite esencial de lavanda- en pacientes con trastornos de ansiedad generalizada.

Para tratar el insomnio

Una investigación china indica que la aromaterapia con lavanda puede colaborar a mejorar la calidad del sueño, tras estudiar los efectos de su inhalación durante un cierto tiempo – 20 minutos cada vez, 2 veces a la semana, por 12 semanas, unas 24 veces- en 67 mujeres de edad media con insomnio.

Monitoreando los ciclos de sueño de un grupo de hombres y mujeres a través de escáner cerebral, un estudio estadounidense a cargo del Departamento de Psicología de la Universidad Wesleyan concluye que lograron dormir más profundamente tras inhalar aceite de lavanda, sirviendo «como un sedante suave» capaz de «promover el sueño profundo en hombres y mujeres jóvenes«.

¿Como cicatrizante?

René Gattefossé, químico francés y pionero de la aromaterapia, descubrió en 1910 otra de las propiedades de la lavanda.

Un día se quemó su mano en medio de un experimento en su laboratorio. Su primera reacción fue sumergirla en el recipiente que estaba más cerca. Para su sorpresa, rápidamente su quemadura se curó, sin dejar casi cicatrices. Contenía aceite esencial de lavanda.

Como analgésico tras operaciones

Un estudio clínico iraní, efectuado en 80 pacientes luego de la operación por cesárea, concluye:

«Después de la cirugía, el uso de lavanda disminuyó la necesidad de medicamentos analgésicos. Por tanto, se recomienda usar aromaterapia además de otros medicamentos para reducir el dolor«.

Por su parte, investigadores del Departamento de Anestesiología de Nueva York realizaron un estudio piloto entre 50 pacientes sometidas a cirugía de biopsia de mama, comparando la eficacia analgésica de la aromaterapia posoperatoria con aceite de lavanda y oxígeno, reportándose un mejor control del dolor entre los pacientes que les tocó la lavanda.

La infusión de sus flores también puede servir como repelente de insectos. Es buena para ahuyentar hormigas, pulgas, moscas y mosquitos. Las flores y hojas secas dentro del ropero evitan las polillas.

 

Sirviendo hoy como terapias alternativas o complementarias a las tradicionales, las plantas medicinales han sido utilizadas por el ser humano desde tiempos ancestrales, a lo largo de diferentes regiones del mundo.

Gracias a sus naturales e íntimas propiedades terapéuticas, cada una presenta su propio contenido de principios bioactivos benéficos para el tratamiento de ciertas dolencias, enfermedades o problemas de salud.

Pese a sus probadas bondades y a la variedad de estudios científicos que validan sus beneficios, Dr Yuyo insiste en que las plantas medicinales no deben sustituir arbitrariamente los medicamentos tradicionales, siendo conveniente informarse de raíz y a fondo acerca de los modos de ingesta y dosificación, sus contraindicaciones posibles, su interacción con ciertos fármacos, entre otros riesgos asociados.

Luego…

¡Disfrute de su té, aceite esencial o inhalación de los yuyos que lo curen…!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.