¿Cómo hacer kombucha? – Té de kombucha hecho en casa

0
149

Te explicamos cómo hacer kombucha y qué se necesita exactamente para preparar el té de kombucha, bebida fermentada con probióticos y otros nutrientes bondadosos para nuestra salud…

¿Cómo hacer kombucha sin scoby?

No es posible.

Al igual que para hacer el kéfir, para la preparación del té de kombucha se necesita de un cultivo base formado de múltiples microorganismos.

cómo preparar kombucha

En el caso de la kombucha, ese cultivo madre es el scoby, una especie de masa con forma de disco, textura gelatinosa y color blanco-beige, compuesta de bacterias y levaduras.

A menudo confundido con un hongo, scoby es el acrónimo de Symbiotic Colony Of Bacteria and Yeast, es decir «cultivo simbiótico de bacterias y levaduras«, una masa de microorganismos llamada zooglea, con aspecto similar a un hongo.

Tal como la masa madre precisa ser alimentada con agua y harina para seguir viva, el scoby con el que se hace la kombucha necesita ser alimentado con té y azúcar.

Ver: Beneficios de la kombucha

¿Cuáles son los ingredientes para hacer el té de kombucha?

Para hacer el té de kombucha por primera vez vas a necesitar:

  • El disco scoby ***
  • 125 ml de té kombucha ya fermentado ***
  • 1 litros de agua
  • 2 bolsas de té orgánico (mejor, si es té negro)
  • 60 gramos de azúcar
  • 1 olla grande de acero inoxidable
  • Recipiente de vidrio con una capacidad de 2 litros o más
  • Cuchara de madera (NO metálica)
  • Colador de plástico (NO metálico)
  • Trozo de lienzo y una cuerdita o goma elástica para cerrar el recipiente de vidrio.

*** Cada vez que se hace una nueva kombucha se debe reservar una parte del líquido, ya que se usará para preparar el siguiente té de kombucha. Y así sucesivamente. Lo ideal es conseguir el disco scoby y los 125 ml de té de kombucha inicial ya fermentado con un amigo, familiar o conocido. Si no consigues un resto de kombucha fermentada por otra persona, puedes comprar el disco scoby, que ya vendrá con el líquido de inicio. Sin el té fermentado de inicio no es posible hacer una kombucha

cómo preparar kombucha

¿Cómo hacer kombucha? Paso a Paso

Preparar la fermentación por primera vez…

  1. Calentar el litro de agua en la olla de acero inoxidable.
  2. Apagar el fuego y echar las bolsas de té orgánico. No debe estar hirviendo, sino a una temperatura de 70º.
  3. Dejar la infusión en reposo por 5-10 minutos y quitar los sobres (si usas hojas, colarlas)
  4. Agregar los 60 gramos de azúcar en la infusión cuando todavía está muy caliente y disolver bien con ayuda de la cuchara de madera.
  5. Esperar a que el té enfríe a temperatura ambiente (JAMÁS poner el cultivo scoby en un líquido caliente, porque podría afectar a sus microorganismos).
  6. Lavarse bien las manos o usar guantes antes de manipular el scoby. Si tienes anillos metálicos, quítatelos.
  7. Lava bien el recipiente de vidrio con agua (NO con jabón NI detergentes).
  8. Agregar al recipiente de vidrio el disco scoby y los 125 ml del líquido inicial que lo acompañan (té de kombucha ya fermentado).
  9. Cuando el té esté completamente frío, colar y verterlo en el recipiente de vidrio (sin que quede lleno, dejando un cuarto o más de espacio sin líquido).
  10. Cerrar el recipiente de vidrio con el lienzo y sujetarlo con la gomita (es CLAVE que el scoby respire, reciba oxígeno)
  11. Dejar el pote de vidrio en un lugar seco, a temperatura ambiente y con buena ventilación (NO debe ser oscuro por completo, pero TAMPOCO debe darle el sol directo).
  12. Esperar de 10 a 15-20 días (a más frío más tiempo) sin moverlo de sitio, hasta que finalice el proceso de fermentación. La temperatura ideal para la fermentación es de 24º. Si no, demorará más en fermentar.
  13. A la semana se prueba un poquito para ver cómo está. Si está muy ácido ya se puede tomar. Vas regulando según el sabor deseado: si preferís que tenga un gusto ácido y un poco dulce y estás en verano, lo dejas 10 días en vez de 15.

La segunda fermentación -Embotellar para beber

Una vez completado el primer proceso de fermentación, seguir estos pasos:

  • Lavarse las manos, sacar el scoby y ponerlo sobre un plato limpio.
  • Servir en botellas de vidrio el líquido fermentado del recipiente de vidrio. Reservar 125 ml y volver a colocar dentro del recipiente con el scoby para hacer el próximo té de kombucha.
  • El líquido fermentado embotellado puedes saborizarlo con 200 ml de jugo (para 1 litro de kombucha) de cualquier fruta (limón, mandarina, naranja, manzana, pera, frutilla) o también con hierbas aromáticas, como ser cedrón, estragón, romero e incluso unos pedazos pelados y cortados de jengibre, si se quiere obtener una bebida con gusto similar al ginger ale.
  • NO llenes las botellas, siempre deja un poco de espacio.
  • Dejar la kombucha embotellada fuera de la heladera por 2 días (3-4 días si hace frío) para que se lleve a cabo la segunda fermentación.
  • 1 vez por día destapar y enseguida volver a tapar las botellas (2 veces por día si hace mucho calor).
  • Una vez transcurridos esos dos días, guardar en la heladera.
  • Beber a piacere.

Recomendación – Cada vez que lo dejes fermentar crecerá otro scoby. Y así sucesivamente. Deja el scoby de buen aspecto dentro del pote.

Con un disco scoby y el líquido inicial (té fermentado) donde está sumergido, se puede hacer kombucha en forma indefinida, siempre y cuando se cuiden las condiciones ambientales e higiénicas.

¿Qué tés pueden usarse para hacer la kombucha?

Lo ideal es utilizar té orgánico. Los especialistas recomiendan usar, especialmente, el té negro orgánico y hay quienes prefieren el uso del té oolong. También se puede acudir al té verde, pero algunos sugieren en combinación con té negro.

Ver:

Beneficios del té negro

Té oolong – El té azul de China

¿Cómo saber si la kombucha nos quedó bien?

Para saber si el fermento avanza sin problemas, se pueden tener en cuenta estos y otros indicadores:

  • Se generó un «nuevo hongo», parecido a una tortita, por lo general más chico que el «hongo madre» original.
  • No debería estar ni muy fino, tampoco muy grueso. Pero si es robusto y resistente al tacto (al oprimir con los dedos pulgar e índice), se indica que está en perfectas condiciones.
  • La bebida cobró un tono turbio, una señal de que hay actividad por parte de las bacterias y levaduras.
  • El «nuevo hongo» tiene un color entre blanco y levemente tostado. Esto es así solo las primeras veces que se prepara la bebida, dado que cuando el «hongo madre» se usa varias veces adquiere un color más oscuro hasta volverse marrón, momento en que puede perder su poder regenerador.
  • Presencia de burbujas. La efervescencia de la bebida es otro indicador de que el fermento está saludable y el scoby activo.
  • Presencia de pequeños filamentos, que provienen de las levaduras. Si aparecen flotando o al fondo del líquido indican que el cultivo está vivo y sanito.

Si el scoby se encuentra sano, es posible reutilizarlo para su reproducción con cada nueva fermentación. Un scoby sano siempre generará un nuevo cultivo.

Cuando tengas 2 «hongos», lo que puedes hacer es separarlos, usar uno con un poco de té fermentado para preparar más kombucha y compartir a otra persona el que sobró.

Consideraciones importantes – Consejos de implementos a usar

  • El «ecosistema» de la fermentación – El recipiente de vidrio donde tiene lugar la fermentación no debe moverse, ni estar en contacto directo con los rayos del sol. Del mismo modo, NO fumar en la misma habitación donde se está fermentando la kombucha, ya que está plenamente comprobado que el humo del cigarrillo, los vapores grasos de la cocina y otros humos pueden afectar el proceso de fermentación.
  • Agua – Lo ideal es usar agua purificada o destilada, aunque también se podría usar agua del grifo, siempre y cuando sea de buena calidad y no contenga altos niveles de cloro. Para eliminar el exceso de cloro, se puede acudir a la evaporación (dejando un recipiente con agua sin tapar por 24 horas) o a la ebullición (dejando el agua hervir por 15 minutos).
  • – Lo mejor es usar té orgánico, preferentemente té negro.
  • Azúcar – Cabe recalcar que el azúcar no se usa para endulzar, sino como un alimento necesario para el proceso de fermentación. El azúcar final de la bebida se reduce mucho. Es mínima. Eso sí: solo puede usarse azúcar blanca. No usar miel, azúcar morena ni otras azúcares integrales.
  • Recipientes:
    • La olla – 2 litros de capacidad, de acero inoxidable.
    • El recipiente donde tiene lugar la fermentación debe tener boca ancha (unos 23 cm de diámetro) para que el cultivo de kombucha pueda respirar. Debe ser de vidrio y tener 2 litros de capacidad.
    • Para almacenar en la heladera la bebida una vez pronta pueden usarse botellas de vidrio con cierre (mejor tapa de rosca que a presión, preferiblemente tapones de corcho o de plástico sin rosca)
    • Cerrar el recipiente donde tiene lugar la fermentación con un lienzo fino sujetado con una goma o elástico.
  • Cucharas y utensilios – NO deben ser de metal. Usar cucharas de madera para disolver el azúcar y utilizar coladores de plástico.
  • pH – El nivel de pH ideal es de 2,6 a 4. En farmacias pueden comprarse tiritas para medir el pH.
  • Mantener lejos de otros fermentos para evitar una contaminación cruzada.

¿No puedo comprar la kombucha?

Sí, el té de kombucha puede comprarse en Mercadona, Walmart, Carrefour y otros supermercados y tiendas. Sin embargo, la kombucha comercial no presenta las mismas propiedades y efectos atribuidos a la bebida hecha en forma casera.

Solo las kombuchas comerciales sin pasteurizar pueden tener la misma cantidad de probióticos y otros nutrientes que la kombucha hecha en casa.

Una vez consigas el scoby y el líquido inicial con el té fermentado para hacer la kombucha por primera vez, ya te servirá para prepararla por siempre.

Kombucha Precio

La kombucha es una bebida muy barata, que requiere de una única inversión.

El scoby (hongo «madre») puede comprarse a un precio de 15-20 euros -unos 17-20 dólares-. Pero se compra una vez y sirve por siempre. Es posible usar y reusar en forma indefinida.

Y si conoces a alguien que tenga un scoby y haga kombucha, podrás preparar la bebida gratis.

Para prepararlo bien de bien, te recomendamos comprarte ‘Kombucha: Los secretos de esta bebida fermentada probiótica’, libro que puedes conseguir por Internet a 15 dólares, usado como referencia para hacer nuestras kombuchas y escribir este texto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.